Hoy 27 de julio finalizan oficialmente mis vacaciones que comenzaron el día 2, así que no estuvo del todo mal, son unos cuantos días 😉 . Repartido entre España y Portugal, playas de Cádiz y montaña del Alto Alentejo. Cuenta me haces tú para combatir el Síndrome Postvacacional.

 arboles

 

A mi me ayuda mucho ver de nuevo las fotos de las vacaciones, ya que rememoran recuerdos agradables y evocan emociones vividas que me recargan de energía.

Tras este necesario descanso vuelvo cargada de ilusión, proyectos, objetivos nuevos y un balance muy positivo del primer semestre del año en trabajos, proyectos, colaboraciones, nuevos contactos, aprendizajes personales y profesionales y más euros. Todo esto ayuda enormemente a que el regreso al trabajo sea mucho más liviano y apetecible y sobre todo las perspectivas de un segundo semestre aún mejor. Puedo decir con la boca grande que me gusta mi trabajo, y así todo resulta más sencillo.

playa

Si no te gusta tu trabajo, no te recrees en esa idea, al fin y al cabo él mismo fue el que te permitió disfrutar de esas vacaciones de las que regresas. ¡Y ahora…a por otras!

No hay nada mejor que conectar con la familia, los amigos y la naturaleza para evitar el síndrome postvacacional. Queda mucho verano aún y muchos proyectos de coaching, psicodrama, mentoring  y más, algunos de ellos fechados para entregar el 31 de agosto así que no hay tiempo que perder. Hoy toca visita a mi fisioterapeuta favorita Elena Bárcena para empezar con mi objetivo de cuidarme más físicamente en todos los sentidos. Cuerpo, mente y espíritu.

marvao calle

Regresa con tiempo para poder organizar tu vida y horarios con calma. No es recomendable llegar de vacaciones y empezar a trabajar al día siguiente, tómate unos días para aclimatarte y realiza actividades divertidas que te gusten.

 

Nada hubiera sido así de sencillo si no hubiera recibido una gran noticia el miércoles pasado, “la operación ha salido muy bien, hay que esperar 48 horas pero en principio no hay secuelas”. Cuando alguien a quien tu quieres no tiene más remedio que pasar por las manos de los neurocirujanos, que aunque sean unos grandísimos profesionales, todo se congela, el tiempo no pasa y el miedo aparece. Una operación de ciencia ficción y problema resuelto. TQ Rubén, estoy esperando volver a oir tus comentarios graciosos.

Proponte objetivos que te reten, intenta iniciar actividades nuevas para que no sea volver a la misma rutina de siempre.

En tus manos está cambiarte a ti mismo. No te conformes, actúa y así podrás cambiar tu futuro. Lamentarte no te lleva nada más que a anclarte en el presente y mirar al pasado con anhelo, pero el pasado esta para disfrutarlo no para morir por él.

Ya lo decía Viktor Frankl:

1007-viktor-frankl